We followed evolution like explorers of a territory in continuous changing

Enrico Freddi
Ivano Tezzon

ITALY

Queríamos realizar productos longevos de calidad, capaces de durar en el tiempo sin preocupación. Al mismo tiempo el mercado de las cocinas cambiaba a nuestro alrededor. Cambiaban los diseños y eran cada vez más originales, fuera de los esquemas, siguiendo las tendencias que invitaban a superar las tradiciones, pensando más allá de las estructuras clásicas. Cambiaba la formación del personal, cambiaban las técnicas de preparación y conservación de los alimentos. Como Coldline nos sentíamos innovadores: creábamos las mejores tecnologías para la refrigeración industrial. ¿Representaba realmente lo máximo? ¿Se nos estaba escapando algo? Seguíamos la evolución del mercado como exploradores de un territorio en continua evolución: mejorábamos los productos, los métodos de producción, los objetivos. Sin embargo sentíamos que no alcanzaba. La perfección era una prioridad pero nuestra percepción de calidad cambiaba poco a poco. Solíamos bromear sobre nuestro destino: crear frío en un mundo siempre más cálido.

Pero aún en esas sonrisas un poco tristes estaba la respuesta: afuera alrededor nuestro, pero también dentro de nuestras historias y nuestras vidas hay algo más grande y más importante, porque se transmite, también el ambiente.
No queríamos continuar siguiendo un sendero: lo queríamos crear, queríamos una dirección, la responsabilidad de un recorrido mucho más largo y difícil. Queríamos que nuestro frío tuviera el mínimo impacto en el medio ambiente. Hemos hecho un esfuerzo más, eligiendo las mejores tecnologías para la elaboración del acero inoxidable, un sistema automatizado para la producción de las chapas, los materiales menos invasores. Hemos reducido los componentes, comenzado a usar los embalajes reciclables. Hemos superado los límites de nuestro trabajo para hacerlo perfecto, pero también respetuoso del medio ambiente. Con la certeza que, en la innovación, la calidad de los productos deb realmente mirar hacia el futuro. Con confianza y optimismo.