Digger
Zapatos de seguridad

Solidbreath® | Comfortshell® | Aluforce® | Highsafe-Tex®

Hugues Lataste

FRANCE

La mayor parte de la gente piensa que el futuro sea el lugar justo para buscar nuevas oportunidades.

Yo elegí hacer lo contrario. El futuro me parecía demasiado lleno de gente, y en el pasado veía la posibilidad de permanecer fiel a mi mismo.

Mi segunda vida ha comenzado hace más de 20 años atrás: en ese momento administraba mi agencia de gráfica. Nos especializábamos en etiquetas de vinos y el trabajo iba muy bien. Todo parecía perfecto, hasta la llegada del ordenador.
Tan pronto advertí que todo estaba por cambiar me di cuenta que era el final de una época.

En unos pocos días vendí la sociedad: me tomé sólo el tiempo para tutelar el futuro de mis empleados. Después compré una parcela agrícola con una casa en ruinas abandonada y, junto a mi familia, he iniciado a arreglarla.

Para alguno era una locura, para mi era un sueño.

Mi idea nacía de una vieja pasión: los quesos. Había ya catalogado todos los de mi región, recuperando muchas recetas viejas de antiguos quesos desaparecidos. Quería darles nuevamente vida y estaba convencido que podrían renacer sólo recuperando costumbres y técnicas antiguas.

Por esta razón he eliminado la tecnología, el cemento y la prisa.
Los he sustituido con gestos y prácticas ya abandonadas, comprando razas que no cría ya ninguno y dejando los animales libres pastoreando en el bosque.
A la noche regresan conmigo para dormir en los establos, y a la mañana me esperan para el ordeño
He cambiado la ganancia por el bienestar, dejando los terneros y las cabras junto a sus madres mientras usaba la leche adicional para mis experimentaciones con los quesos.
Elegí realizar pequeñas obras de arte, buenos pero también bonitos para ver: no más de 250 por día para vender sólo a pequeños comerciantes minoristas.

Cada tanto encuentro personas que me sugieren modernizar la empresa, aumentar la producción, abrirme al futuro.
Para ellos el futuro parece ser un lugar abstracto hecho de ordenadores, tecnología y ritmos frenéticos.
Para mí, en cambio, está en el lugar en donde se realizan los sueños: aquí, ahora, alrededor mio.