La singularidad de la química al servicio de la creatividad y de las relaciones humanas.

ITALY

ITALY

Dueville (VI)
--
Marco e Mita Boeche
Biemme Galvano

Para nosotros, la química es el código de la fantasía, pero sobre todo un acto de amor.

Es una combinación única en el trabajo y en nuestras vidas, ya que somos una familia convertida en una empresa y una empresa que sigue siendo familia.

Los tratamientos galvánicos, la cataforesis y la pintura a pistola son técnicas fruto del rigor tecnológico y profesional. Tratamientos que representan precisión, control, innovación.

Los accesorios para bolsos, ropa, zapatos y bisutería se convierten en creatividad, diseño y estilo.

Estudiamos la materia en su belleza, desafiamos las convenciones con revestimientos y decoraciones que apuntan al arte.

Nuestra empresa nació de la idea de un padre que comenzó a hacer todo por su cuenta. Una empresa solitaria que se ha convertido en un trabajo común.

La pasión ha sido contagiosa: nos encontramos ligados, al igual que los elementos químicos, en torno a un proyecto empresarial que nos unió aún más.

La química de los elementos y la química de las relaciones.

Ahora somos una realidad capaz de soportar las condiciones del mercado internacional. Pero no perdemos de vista la dimensión familiar. Por el contrario, la cultivamos sobre todo en la forma en que acogemos a nuestros clientes: deben sentirse como en casa, mimados y escuchados.

Al mismo tiempo queremos acompañarlos en una búsqueda continua: las tendencias más nuevas y sorprendentes, los detalles más elegantes pero fuera de lo común.

La fantasía se basa en sugerencias clásicas y modernas: el único límite es el control continuo de los procesos de producción: la belleza merece fuerza y durabilidad.

Por eso hemos invertido en la profesionalidad, en la capacidad de escuchar a los clientes, ofreciendo perspectivas y soluciones innovadoras. Esto también es básicamente química: la unión entre nuestra tecnología y nuestra creatividad, por un lado, y las necesidades de nuestros interlocutores, por otro.

El rigor de nuestro trabajo, indisociable del respeto al territorio en el que trabajamos: mínimo impacto ambiental, máximo impacto estético. 

La química es belleza, nuestra familia es el mundo: sentirse como en casa para sentirse bien en todas partes, en los reflejos de nuestros accesorios y en los ojos de quienes los admiran.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE DIKE